blank

Beneficios de la kinesiología para embarazadas

La kinesiología para embarazadas aporta muchos beneficios durante una época de muchos cambios y molestias en el cuerpo de las mujeres

La ilusión y el cambio son dos sentimientos protagonistas durante el embarazo de una mujer. Por un lado, supone un cambio drástico e ilusionante en la vida de la embarazada, pero también acarrea una serie de consecuencias físicas y psicológicas en su cuerpo. Para prevenir y curar dolencias y lesiones, la kinesiología para embarazadas es una práctica que puede traer muchos beneficios.

¿Qué problemas pueden surgir en un embarazo?

Durante los nueve meses que dura un embarazo, el cuerpo de la mujer va experimentando una serie de cambios. Por un lado, quizá una de las modificaciones más importantes se produce en las hormonas, provocando cierta inestabilidad emocional. Esta es la razón por la que se produce un vaivén de sentimientos, entre alegría, miedo, felicidad, dudas, tristeza… En consecuencia, cuando hablamos de embarazo es imposible dejar de lado las consecuencias psicológicas del mismo.

Más evidentes son los cambios físicos que se llegan a producir durante el embarazo. Durante la gestación, la postura, hábitos y rutina de la mujer cambian y se provocan diferentes tipos de molestias y patologías que incluso se pueden traducir en lesiones. Hablamos en términos generales de lumbago o dolores en las rodillas, tendones y ligamentos. Estas dolencias se pueden traducir en lesiones como sacroileítis o pubalgia.

La combinación de cambios hormonales, carga psicológica, estrés, nervios y además molestias físicas, puede ser muy negativa para la embarazada, por lo que hay que poner remedio. La kinesiología para embarazadas en este aspecto es muy beneficiosa, por un lado, para prevenir esas situaciones que sabemos que van a ocurrir y por otro, para solucionar y sanar dolores físicos y emocionales.

¿Qué beneficios tiene la kinesiología para embarazadas?

No es necesario esperar a que aparezcan los dolores para empezar a acudir al kinesiólogo o realizar tratamientos kinesiológicos. De hecho, es muy recomendable desde el comienzo del embarazo empezar a adecuar los hábitos y el estilo de vida a esta nueva condición. A través de la kinesiología podemos prevenir malas posturas que terminen produciendo lesiones. Además, este tipo de tratamientos se anticipan a los calambres, edemas y moratones tan típicos del embarazo.

Mejorar la calidad de vida de la embarazada a través de la kinesiología reducirá el estrés y la ansiedad que se produce en esta etapa. Como resultado, los problemas psicológicos de esta etapa disminuirán también, haciendo el proceso más sencillo.

Evidentemente cuando es más útil la kinesiología es en el momento en el que empiezan a aparecer lesiones o dolores. De hecho, desde que se empiezan a sufrir pequeños padecimientos es recomendable asistir a terapia kinesiológica. Como hemos dicho anteriormente, a lo largo del periodo de gestación se producen cambios significativos en el aparato musculo – esquelético. La kinesiología se encarga de controlarlos y trabajar las posibles lesiones que se puedan producir.

Ante la aparición de lumbalgia, pubalgia o algunas patologías de esta clase, a través de un test muscular y un tratamiento kinesiológico para embarazadas específicamente, se puede establecer una solución y empezar a mejorar la calidad de vida de la mujer. Es importante acudir a un buen kinesiólogo, profesional y especializado en esta materia para empezar obtener resultados positivos.

Hay que tener en cuenta que estos cambios físicos y emocionales no se quedan solo en el periodo de embarazo. Por un lado, la kinesiología ayuda al cuerpo a prepararse para el parto, que supone un esfuerzo para el organismo. Pero, el post parto también conlleva muchas modificaciones en todos los aspectos. El cuerpo necesita volver a recuperar su postura natura y muchos músculos y huesos necesitan rehabilitación. Por no hablar de algunos síntomas psicológicos, como la depresión post parto.

Este periodo de clara recuperación no se puede superar en solitario y también es importante llevar de la mano el ámbito físico y el psicológico. Como conclusión, la kinesiología es una aliada clave para llevar el embarazo de la mejor manera posible.

¿PUEDO AYUDARTE?

Nombre*
Email*
Teléfono*
¿En que podemos ayudarte?*
Abrir chat
¡Buenos días, bienvenido a Escuela Sistémica Evolutiva! 👋 ¿En qué puedo ayudarte? Escríbeme y haz tu consulta.