Geometría Sagrada para el día a día en consulta

COMPARTE ESTE POST!

Facebook
WhatsApp
Telegram
Email

SANACION CON POLIEDROSgeoemtria

 

La Sanación con Poliedros es ARTE aplicado a la salud, es operar sobre los campos de energía sin utilizar las manos, sino a través de herramientas asociadas a la Geometría Sagrada y trabajar terapéuticamente la salud del Ser Humano y el entorno con la “Ciencia de Dios”, ciencia Divina con la que creó el mundo.

Los Poliedros son figuras geométricas de múltiples caras con proporción tridimensional que caben en forma perfecta y simétrica dentro de una esfera todos son manifestaciones distintas de la esfera.

En el Universo existen solo 5 volúmenes que tienen todas sus aristas y ángulos internos iguales, llamados POLIEDROS REGULARES:

1. DODECAEDRO: 12 caras (PRANA -ETER

2. ICOSAEDRO: 20 caras (AGUA)

3. OCTAEDRO: 8 caras (AIRE).
4. HEXAEDRO: seis caras (TIERRA)
5. TETRAEDRO: 4 caras (FUEGO)

“LA ESFERA: es el SEXTO Poliedro”

Podemos utilizar los poliedros como puertas de acceso de información a nuestros diferentes niveles energéticos. Estas formas esenciales se manifiestan en todos los niveles de la existencia y al nivel del Ser Humano, sirven como “resonadores biológicos” de las estructuras corporales.

PRISMAS

La Geometría sagrada.

Hace treinta y seis siglos los egipcios y los chinos estudiaron la geometría: las formas y las figuras como expresiones matemáticas en que la materia se presenta en el universo. Los escritos más antiguos datan, entonces, del siglo XV, antes de Cristo.

Los antiguos egipcios poseían cuatro grandes temas de estudio (Quadrivium): la aritmética que era utilizada por el pueblo en general, y tres de conocimiento superior: la Astronomía, la Música y la Geometría. Esta última era considerada como sagrada y como la ciencia modelo.

Posteriormente, los antiguos griegos: Platón, Pitágoras y Euclides y más recientemente, Fibonacci, Leonardo Da Vinci, Luca Pacioli y otros, ampliaron ese conocimiento.

Los poliedros son figuras que tienen múltiples lados armoniosamente configuradas como lo es el cubo (hexaedro, por tener seis lados), el rombo (octaedro, de ocho lados), el dodecaedro (12 pentágonos), etc.

¿Qué tienen que ver estas figuras geométricas con la Medicina?

El Cuerpo Bioplásmico.

El cuerpo humano posee un campo electromagnético que lo rodea: las auras y los centros de energía: los chakras. Más aún, cada órgano, cada célula tiene su campo de energía que vibra de una manera específica. Este campo electromagnético se ha llamado también cuerpo bioplásmico. El plasma es el cuarto estado de la materia, lo que Franklin Chang ha venido estudiando como energía para impulsar las nuevas naves espaciales que se han de crear para viajar a otros planetas. Los clarividentes que tienen la capacidad de ver este cuerpo invisible, han llamado al cuerpo bioplásmico, por su semejanza al cuerpo físico visible, el doble etérico o cuerpo etérico. Desde que el ruso Kirlian inventó una cámara fotográfica especial para fotografiar ese cuerpo, se ha perfeccionado ese sistema, de tal manera que ahora hasta existen computadoras especializadas en mostrar lo que se capta a través de electrodos pegados al cuerpo.

El plasma, como cuarto estado de la materia, para no confundirlo con el que corre por nuestras venas y arterias, es un gas ionizado que contiene cargas positivas y negativas. Cuando se fotografía una hoja con la cámara Kirlian y luego se vuelve a fotografiar en el sitio en que estuvo la hoja, se puede apreciar aún, su aura o cuerpo bioplásmico, que irá desapareciendo en los próximos minutos.

Cuando la enfermedad aparece y desde antes que se manifieste, se altera ese campo, la vibración diferente va anunciar que el daño físico va aparecer o que ya existe una lesión. Esto lo podemos detectar a través de nuestros chakras de las manos, cuando hemos sido entrenado para ello, igual que uno se entrena para palpar los órganos del cuerpo, escuchar los sonidos del corazón, etc.
También se puede detectar a través de la medición de los tres pulsos descritos por la medicina china y la medicina hindú: medicina ayurvédica.

Pero volviendo a nuestra geometría sanadora: los poliedros, colocados en ciertos órganos y en los chakras siguiendo un protocolo rigurosamente estudiado y comprobado, reordena la energía de esos órganos y de esos chakras y por ende de todo el organismo.

 

El Dodecaedro

Toda enfermedad se manifiesta en diferentes planos del Ser. El más evidente de todos es en el cuerpo físico, sin embargo uno o más cuerpos están también afectados: de todos ellos el cuerpo bioplásmico se encuentra SIEMPRE alterado. Este campo electromagnético se puede armonizar colocando poliedros en los órganos y centros de energías afectados. Esa armonización produce un efecto positivo en el cuerpo físico que va desde el alivio hasta la curación definitiva.

Cada forma, cada color, cada aroma, tiene una determinada vibración que le da las propiedades al objeto que la posee. Esa vibración afecta positiva o negativamente en los otros objetos o seres vivos. Un perfume nos puede provocar náuseas, rechazo, alergia o una maravillosa sensación de sensualidad y atracción. Así ocurre también con la geometría sanadora.

El dodecaedro es una figura formada por 12 pentágonos armoniosamente colocados. El ADN, contiene todo el material genético: el color de los ojos, la estatura, la propensión a enfermarnos, las fortalezas para que ciertas patologías no ocurran, etc. Pues, el ADN está formado por una doble hélice helicoidal de ciertas moléculas que al unirse forman figuras pentagonales. Si se unieran las caras de los extremos de estas figuran que se forman en una rotación completa de 360 grados, tendríamos como resultado un dodecaedro perfecto.

La piedra más preciosa que se conoce es el diamante; su brillo, su hermosura, su fortaleza (es utilizada para cortar hasta las piedras más duras) se debe a los enlaces de carbono que poseen una estructura pentagonal. Los diamantes más estables son los que poseen una forma de dodecaedros pentagonales.

El dodecaedro, que los antiguos lo relacionaron con la madre, lo femenino, el yin y el alma, entre otros, tiene una íntima relación con el corazón y todo el sistema circulatorio y los trastornos que ahí se producen. Pero también tiene relación con el cáncer en el cual el amor está lastimado. No es por casualidad que se ligue al órgano del corazón con los sentimientos del amor.

El Icosaedro.

 

El icosaedro es un polígono regular formado por estructuras triangulares. Posee 20 caras. Platón describía que el icosaedro tiene que ver con el agua y por tanto con las emociones. El agua fluye por nuestro cuerpo como las emociones, convirtiéndose en vertientes, ríos apacibles o fuertes corrientes, da el movimiento, la energía, la fuerza. Es el cuerpo emocional. En la Medicina Ayurvédica (hindú) es lo esencial, lo no manifiesto, es la vida.

En la Medicina China, el icosaedro, se le relaciona con el Yang, la expresión de lo masculino; se le relaciona también con el Padre, con la semilla, con la Voluntad. Para los esoteristas este poliedro representa el espíritu o lo astral. En el cuerpo físico actúa sobre el sistema nervioso.

Esta figura complementa el dodecaedro, del cual hablamos en el artículo anterior. Mientras ésta es el Yin, el icosaedro es el Yang., constituyendo el movimiento oscilatorio que va de yin a yang y viceversa. Su simbología se puede ilustrar con el símbolo del Taoísmo siguiente:

Esta figura tiene en su interior un dodecaedro, estamos hablando que la voluntad integra al amor; es el amor con discernimiento, pues está contenido dentro de la voluntad. Es el sistema nervioso controlando al sistema circulatorio. Fortalece entonces la voluntad de acción y de vida, por lo tanto contrae el sistema circulatorio frenando las hemorragias y favoreciendo la coagulación, por lo que constituye un tratamiento idóneo para antes y después de la cirugía. Además su poder antiinflamatorio favorece la recuperación rápida de los procesos como los traumas, las cirugías y las infecciones.

El cubo y el cubo compuesto.

El cubo compuesto que lleva un octaedro (rombo tridimensional) adentro, es la figura adecuada para sacar energía de una parte del cuerpo y el octaedro con un cubo adentro (octaedro compuesto) es la que meterá la energía que fue sacada con el anterior. Así en Xinia se le colocó el primero encima de su útero (chakra sexual) y la segunda en la garganta, que tienen íntima relación con el anterior. El chakra sexual es el de la reproducción de la especie, el de la creación y el del placer sexual. El chakra de la garganta es el de la creatividad, la expresión, el de la palabra y de la comunicación, por eso están tan íntimamente relacionados.

El cubo en la medicina vibracional, representa el elemento tierra, el aspecto femenino, es la materia, la estructura densa, es más pesado; en el esoterismo es el cuerpo físico y en la medicina china es el yin. En el cuerpo es la célula.

Si se trata de un cubo compuesto lleva información de la célula al espacio extracelular, saca energía del cuerpo físico y lo lleva al etéreo. Su función es similar ala que hace el hígado, limpiando y purificando la sangre.

El Octaedro

El octaedro, representa el elemento aire, es lo que movilizamos; es el aspecto masculino; en el esoterismo es el cuerpo etéreo: red invisible que contiene todo. Es el intersticio que rodea a la célula, la nutre y recibe sus desechos para ser eliminados. En la medicina china es el yang. Para los orientales es Brama, donde está la presencia de todo. Si se trata de un octaedro compuesto lleva información del intersticio a la célula, saca energía del cuerpo etéreo y lo lleva al físico.

El Tetraedro.

El tetraedro es la pirámide cuya base es de tres lados y no de cuatro como conocemos las pirámides mayas o egipcias. Es una figura que tiene cuatro caras o sea cuatro triángulos. Por ser armónica entre sí, puede darle direccionalidad a la energía hacia arriba, abajo o los lados.

El tetraedro se relaciona con el fuego y en el esoterismo corresponde al plano mental. En el aspecto divino es la inteligencia activa. En el cuerpo físico es la representación geométrica del tejido conectivo o colágeno.

Es la figura que cierra la información cuando realizamos la terapia, para lo cual utilizamos el tetraedro compuesto, que contiene otro tetraedro, única figura cuyo complemento es él mismo.

 

Breve Resumen de la aplicación y significado de la Geometría Sagrada.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿PUEDO AYUDARTE?

Nombre*
Email*
Teléfono*
¿En que podemos ayudarte?*
Abrir chat
¡Buenos días, bienvenido a Escuela Sistémica Evolutiva! 👋 ¿En qué puedo ayudarte? Escríbeme y haz tu consulta.