La kinesiología se encuentra dentro de las conocidas como terapias alternativas y en la actualidad son muchos los pacientes que recurren a ella. Para saber más sobre esta terapia energética holística, hoy nos adentraremos en qué trata la kinesiología.

En primer lugar es importante saber que la kinesiología es un método natural que evalúa la respuesta de los músculos para detectar desequilibrios en el organismo y que al igual que otros métodos holísticos, considera que cuerpo y mente están conectados y deben estar en equilibrio.

Pero adentrémonos un poco más; la kinesiología no solo detecta desequilibrios en el organismo, también previene trastornos y los corrige con el tratamiento más adecuado al paciente.

A través de esta técnica que estudia el movimiento de los músculos, se puede evaluar el tono muscular además de los problemas al realizar un movimiento concreto. De esta forma es posible para el terapeuta, saber en qué zona se encuentra el problema que produce el desequilibrio en el paciente.

La kinesiología estudia cómo el cuerpo se mueve en el entorno y cómo responde a los estímulos. Su teoría se remonta a 1960 y combina fisiología, psicología y los mecanismos biomecánicos del movimiento para trabajar la salud.

Tipos de Kinesiología

Hay diferentes tipos de kinesiología En función del objetivo que se espere de ella, pero según los expertos, se divide en dos grandes grupos: kinesiología preventiva y curativa.

En la preventiva, se cuida al paciente cuando aparecen los primeros síntomas con el objetivo de que no se agrave el problema o la enfermedad, manteniendo un estado óptimo que evite las dolencias futuras.

En la curativa se busca eliminar o reducir el problema, así como los dolores o síntomas que puedan surgir en el paciente.

Para evaluar el cuerpo, la kinesiología examina diferentes músculos para obtener información sobre las áreas de estrés mediante un Test Muscular.

Mediante el Test Muscular puede detectarse la causa que produce ese estrés o dolencia ya sea física, química, mental o emocional.

Pero… ¿Y qué trata la kinesiología?

La kinesiología puede aplicarse en muchos casos como:

  • Problemas fisiológicos internos: diabetes, hipertensión, etc.
  • Problemas psicológicos: estrés, ansiedad, tensión, etc.
  • Lesiones por accidente.
  • Dolores físicos
  • Detecta alergia
  • Terapia complementaria a tratamientos médicos.
Qué trata la kinesiología

Mediante el tratamiento de los músculos, a través de los cuales se produce la comunicación con los órganos correspondientes en cada caso, se observa si la respuesta no es adecuada al sistema que lo alimenta (sistema nervioso, locomotor, linfático, sanguíneo…) por bloqueo o estrés.

Una vez localizado el problema, pueden aplicarse diferentes procedimientos terapéuticos para solucionarlo como: acupuntura, electroestimulación, masaje de drenaje linfático, ultrasonidos, presoterapia, con el fin de desbloquear las zonas problemáticas, favoreciendo la circulación sanguínea, la oxigenación, el dolor y el muchos casos el estrés.

Es por esto que en la actualidad la kinesiología está integrada en diferentes prácticas como:

  • Terapias manuales y masajes terapéuticos.
  • Acupuntura
  • Quiropráctica
  • Fisioterapia
  • Neurología y medicina energética
  • Osteopatía
  • Homeopatía
Qué trata la kinesiología

Ahora que tienes más información sobre qué trata la kinesiología, es más fácil tenerla en mente a la hora de buscar un curso con el que seguir formándose en terapias alternativas.

Y es que la kinesiología va más allá de prevenir y tratar dolencias, busca el bienestar general del individuo relacionando cuerpo, mente y espíritu.

¿PUEDO AYUDARTE?

Nombre*
Email*
Teléfono*
¿En que podemos ayudarte?*
Abrir chat
¡Buenos días, bienvenido a Escuela Sistémica Evolutiva! 👋 ¿En qué puedo ayudarte? Escríbeme y haz tu consulta.