Chimeneas cosmotelúricas, las geopatías dinámicas

COMPARTE ESTE POST!

Facebook
WhatsApp
Telegram
Email

Chimeneas cosmotelúricas, las geopatías dinámicas

geopatiasDurante milenios el hombre ha vivido en completa armonía con el medio natural sabiendo que no todos los lugares son buenos para vivir y menos aún para dormir. En todas las civilizaciones y culturas se constatan ejemplos. Desde los antiguos maestros de feng shui hasta los zahoríes occidentales buscaban el buen lugar huyendo de las zonas en donde emanaban «vapores de la tierra» perjudiciales.

Hoy en día sabemos que el delicado equilibrio biológico humano (y en general de todo ser vivo), se puede ver alterado en zonas o lugares con diferencias energéticas electromagnéticas cosmotelúricas significativas. Estas diferencias se aprecian en cambios de frecuencia y amplitud de onda de las radiaciones naturales, produciéndose una vibración desarmónica que puede afectar en general a muchos seres vivos y en especial al hombre. Estas zonas se conocen como geopatías o zonas geopatógenas.

La geopatía alcanza una amplia zona vertical sobre el subsuelo abarcando todos los pisos de una edificación. Su componente horizontal normalmente presenta una zona donde se genera la radiación y donde ésta es más potencialmente nociva, y otra zona adjunta donde la influencia va disminuyendo en función de la distancia al foco.

Suelen ser geopáticas las corrientes de agua subterránea y en general la presencia de aguas subterráneas, la presencia de fallas geológicas, las cavidades naturales subterráneas y algunas paredes de las redes geomagnéticas terrestres (las denominadas redes Hartmann y Curry). Y también las chimeneas cosmotelúricas Guy Tison.

Las chimeneas son de todos los fenómenos electromagnéticos naturales conocidos, los más intrigantes. Fueron descubiertas por el geobiólogo francés Guy Tison. Son vórtices cuya energía es mucho más sutil que en las otras geopatias citadas. No sabemos bien qué las causa, si bien parecen estar íntimamente relacionadas con el psiquismo de las personas a las que afectan dado que «aparecen de pronto» muchas veces en puntos de permanencia vinculantes a una persona determinada como son su cama y/o su lugar de trabajo.

Estos vórtices energétcos son, normalmente, los que más trastornos provocan en las personas. Se caracterizan por su gran dinamismo, su energía varía continuamente y en poco tiempo de muy favorable a muy desfavorable (en valores bióticos UB, muy utilizados en radiestesia). Esta inestabilidad podría ser la causa de su mayor nocividad. Es como si a nivel de temperatura contínuamente pasáramos de mucho frío a mucho calor, es peor que estar siempre a una temperatura determinada fija (que es lo que pasa en las corrientes de agua, fallas y demás geopatías).

En una vivienda de 100 m2 en España es normal encontrar tres chimeneas de promedio. Acostumbran a tener un diámetro de entre 60-100 cms y muchas veces están conectadas entre sí mediante paredes energéticas a modo de red. Las chimeneas varían con factores tales como la fase lunar (en luna llena se aprecia que son más intensas). Y algunas veces varían en el tiempo, aparecen en lugares donde anteriormente no las había.

Para saber dónde están las chimeneas de nuestro hogar o lugar de trabajo lo mejor es contactar con el geobiólogo. Si no es así y sospechamos que estamos durmiendo sobre una chimenea el consejo es desplazar la cama o dormir en otra habitación.

Cuando no podemos encontrar el buen lugar, (porque no lo hay o está en algún sitio físicamente inadecuado), se puede instalar aparato armonizador Zonal Beam que actúa modificando las radiaciones potencialmente perjudiciales existentes, obteniendo como resultado radiaciones electromagnéticas de frecuencias y amplitud de onda muy favorables.

Este aparato funciona modificando las radiaciones mediante circuitos oscilantes. Su eficacia en el tiempo está testada tanto por kinesiología como por biorresonancia.

Se sitúa en una chimenea que incida en un lugar de permanencia (habitualmente una cama, o también en un lugar de trabajo o un sofá) orientado al norte magnético. No necesita ni pilas ni suministro eléctrico. Crea un cilindro armonizador de entre 20-30 metros de radio a su alrededor y 20-30 metros de altura desde la base donde se ubica (que suele ser el suelo de la vivienda). Este cilindro armoniza todas las geopatías, no desaparecen sino que sus valores se modifican; lo único que no se armoniza plenamente son las otras chimeneas que pudiera haber en la vivienda. De ahí la importancia de seleccionar en qué chimenea se instala.

Las geopatías tienen solución, o reubicando o instalando aparato armonizador. Cada persona reacciona de forma distinta al cambio energético que se produce en ambos casos. Algunas inicialmente empeoran acentuando sintomatologías típicas como son los trastornos del sueño o los dolores de cabeza, pero al cabo de un tiempo que no suele exceder el mes van recuperándose paulatinamente. Los niños son muy rápidos en la recuperación y a algunos adultos les cuesta más.

Finalmente, siempre es aconsejable recurrir a un Kinesiólogo especializado como complemento a la solución aplicada en la vivienda. Este profesional facilitará que el organismo de la persona afectada se restablezca plenamente. Es más necesaria su intervención cuanto más tiempo se haya estado afectado por las geopatías.


Jordi MatAmoros i Navarro

Geobiólogo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿PUEDO AYUDARTE?

Nombre*
Email*
Teléfono*
¿En que podemos ayudarte?*
Abrir chat
¡Buenos días, bienvenido a Escuela Sistémica Evolutiva! 👋 ¿En qué puedo ayudarte? Escríbeme y haz tu consulta.