Las polaridades en la Terapia

COMPARTE ESTE POST!

Facebook
WhatsApp
Telegram
Email

polarityLas polaridades en la Terapia

En general, cuando hay diferencias de potencial normal, se favorecen los procesos de intercambio de información biológica y además, esa información que le suministremos al paciente, va a ser adecuadamente conducida.

Estas diferencias de potencial normales se establecen en tres grandes ejes

  1. Polaridad cráneo-caudal (eje vertical). 

Los mamíferos están polarizados:
· Craneal o coronal: norte
· Caudal o sacro: sur

   2. Polaridad fronto-occipital (eje sagital):

El eje antero-posterior tiene polaridades: 

· Norte-frontal
· Sur-occipital.

  3. Polaridad izquierda-derecha (eje lateral):

Donde tenemos polaridades:
· Norte – derecha
· Sur – izquierda.

El circuito universal de Lindeman

Buena parte de las enfermedades, son una pérdida de diferencia de potencial; y para que circule la energía, debe haber diferencia de potencial entre polaridades. Así que hacer terapia, desde el punto de vista del terreno, es restaurar las diferencias de potencial que nos permiten el intercambio de informaciones biológicas. Para eso, hacemos el biocircuito universal de Lindeman, que se puede estimular con campos magnéticos débiles.

Al recrear el Circuito de Lindeman:

Activamos el potencial craneo-caudal.

En el caso de emplear campos magnéticos débiles, ponemos un imán con el Norte dirigido hacia la zona suboccipital y un imán con el Sur dirigido hacia la zona lumbo-sacra. Ambos los disponemos sobre la línea media a nivel dorsal.

Este dipolo/relación es la más importante en el organismo, porque corresponde a la circulación de la energía por vasogobernador, por vasoconcepción y por el canal central Sushumna.

Activamos el potencial izquierda-derecha.

En el caso de emplear campos magnéticos débiles, ponemos un imán con el Norte (es decir, con el lado azul/negro) dirigido hacia la palma de la mano derecha y otro con el Sur/positivo dirigido hacia la palma de la mano izquierda. Eso significa, desde otro punto de vista, que la mano derecha emite porque está el sur afuera emitiendo y que la mano izquierda recibe porque el norte está afuera recibiendo.

En otras palabras:

· Internamente la mano derecha recibe (N) y externamente emite (S)  y es lo contrario para la mano izquierda

Lo mismo hacemos en los pies. Ponemos Norte dirigido hacia la planta del pie derecho y Sur dirigido hacia la planta del pie izquierdo.

Los biocircuitos son polares no porque intrínsicamente tengan polaridades, sino porque recrean las polaridades propias del organismo.

NOTA ACLARATORIA:

En relación con los campos magnéticos, hay bastante confusión que parte de que la nomenclatura latina y anglosajona es totalmente diferente. Lo que para los alemanes es Norte, para nosotros es Sur por convención, ya que para unos Norte es el Polo y para otros Norte es el imán que emigra hacia el polo. Entonces, recordemos que lo de Norte y Sur es simplemente una convención.

Pero, por encima de convenciones, tenemos 4 códigos de lectura diferentes:

  1.  Podemos decir en términos energéticos que:
  • El Norte seda, porque diluye el calor; el Norte es contractivo o yin
  • El Sur la tonifica, porque aumenta el calor; el Sur es expansivo o yang.

    2. Pero en términos de información, sería al contrario:

  • El norte concentra la información o la dirige hacia dentro.
  • El sur dispersa la información o la dirige hacia afuera.
  • Esto es así porque:
    · La energía es entropía y la información es entropía negativa o negentropía.

    3. Pero si tenemos en cuenta el tiempo de exposición:

  • El Norte si se pone por un corto periodo de tiempo (hasta 10 minutos) o de manera homeopática, actúa como Norte,
  • Pero si se pone por un largo periodo de tiempo (30 minutos) o de manera alopática, actúa como Sur, porque evoca en el organismo la reacción exactamente opuesta.

Frente al mismo concepto (Norte o Sur), ya tenemos 3 códigos de lectura diferentes, pero lo importante es que ustedes lo reconozcan y lo apliquen juiciosamente en la práctica clínica.

En general, cuando hablamos de imanes utilizados por corto tiempo, nos estamos referidos al potencial de concentrar la información, de tal manera que:

  • El Norte, por ser frío, no retiene energía, pero sí más información.
  • El Sur, por ser cálido, retiene mucha energía y poca información.

Mirémoslo en el cuerpo:

La cabeza debe estar fría, porque es donde tenemos el computador, donde está la máxima densidad de información y por eso la cabeza es el Polo Norte.

Pero la cabeza tiene menos energía que el pié.

El pié debe estar caliente, porque no tiene tanta densidad informacional, precisamente por ser Sur.

4. Hay un cuarto código de lectura que es el contexto.

El contexto quiere decir que:

En relación al cuerpo: la cabeza es Norte y la pelvis es Sur;
Pero en relación a la cabeza: La coronilla es Norte o y la frente es Sur.

En relación al cerebro:

La zona frontal es Norte y la zona Occipital es Sur.

Por otro lado, en este código de relatividad, el plexo solar:

En relación a la cabeza es Sur, pero en relación a la pelvis es Norte.

Debemos hablar en términos de relatividad y en términos contextuales. Muchas personas se confunden y salen corriendo  porque es que no quieren pensar. Y pensar es entrar en el código de la relatividad y del contexto. Así que todo esto tiene “excepciones” y no una, sino miles de excepciones en cada paciente.

Recuerden que los imanes es un lenguaje. Cuando hablemos de los hologramas terapéuticos aún se nos complica más la vida, porque ya no se trata de la intensidad del campo, sino de las posición específica de cada imagen, cuando hacemos un holograma terapéutico.

Así que nosotros tenemos letras que forman palabras que forman frase; y eso tiene una semántica que está regida por las leyes de la información.

Recordemos, entonces, que el circuito de Lindeman permite la comunicación entre:

  • La región Suboccipital y la columna lumbo-sacra.
  • La zona suboccipital y la mano izquierda.
  • La pelvis y la mano derecha.
  • La mano derecha y el pie izquierdo y la mano izquierda y el pie derecho.

Estos son los patrones de circulación normal de la información en el organismo. Pero, cada vez que pongan el circuito, recuerden que la energía sigue el pensamiento. Por eso, el circuito de Lindeman a unas personas les va divinamente y hacen milagros y a otros no les sirve, porque entre el instrumento y ustedes está su pensamiento. Si ustedes lo hacen de memoria, empieza a no funcionar. Al comienzo es una maravilla y después no funciona. Por la falta de conciencia. Eso es porque lo que lo hacen funcionar son ustedes. Por eso, lo llamamos tecnologías de la conciencia.

Jaume Valls Richarte

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿PUEDO AYUDARTE?

Nombre*
Email*
Teléfono*
¿En que podemos ayudarte?*
Abrir chat
¡Buenos días, bienvenido a Escuela Sistémica Evolutiva! 👋 ¿En qué puedo ayudarte? Escríbeme y haz tu consulta.